Día 12 de octubre

A las 18:40h sale el avión desde Valencia con destino a Palma de Mallorca, Nacho, Sele, Jorge y yo nos vamos a por un barco para traerlo a la península. A las 19:30h llegamos al aeropuerto de Palma donde cogemos un taxi que nos lleva a Porto Cristo, lugar donde se encuentra la embarcación y Javier quien nos va a enseñar el barco para darnos todos los detalles y demás. Se trata de un Jeanneau Sun Odyssey 30i con orza abatible, era el único de esta clase que me quedaba por conocer, y a primera vista tengo un flechazo, me encanta, me parece un barco fantástico, cómodo y aparentemente debe navegar bastante bien. La previsión no es nada buena, llevamos dos días siguiéndola y dan lluvias y mucha castaña hasta el viernes, así es que sobre la marcha decidiremos qué hacer. Cuando ya tenemos el equipaje en el barco, nos vamos a cenar a la pizzería Scirocco, muy buena por cierto, donde acabamos tomando un chupito de “Ron Amazonas” y posteriormente a dormir puesto que mañana es un día largo.

Día 13 de octubre

A las 7:00h nos levantamos, Jorge y Sele se van a Palma para gestionar algunas cosas de papeleos y trabajo y aprovechan para comprar algunas cosas de acastillaje que hacen falta y aquí no se pueden conseguir, mientras, Nacho y yo nos quedamos en puerto para poner el barco a punto y hacer algunas compras para ver si esta tarde pudieramos zarpar rumbo al sur de la isla pero por lo que vemos va a ser muy complicado y como pronto habrá que esperar hasta mañana por la tarde.

Hago un chequeo de lo que falta en el barco y una lista para ir a comprar lo necesario. El grifo de la cocina y del baño no funcionan bien, el WC no se ha utilizado en mucho tiempo y está para tratar, y la bomba de agua no parece funcionar corréctamente.

Nacho y yo nos vamos a comprar a la ferretería con la idea de despues comprar la comida por si salieramos esta tarde o mañana por la mañana, pero el parte sigue siendo muy malo.

Despues de comprar cubertería, sartén, olla, y demás necesidades, Nacho se va fuera a hacer gestiones fuera del barco puesto que se mueve tanto que se ha mareado, yo me quedo arreglando los grifos, limpiando el baño y todos los tambuchos donde estibaremos la comida y demás. Al cambiar el filtro del grifo de la cocina, éste ya funciona corréctamente, no se podía sacar siquiera, y cuando lo consigo, me doy cuenta que estaba roto y además complétamente sucio, así es que lo cambio por uno nuevo que hemos comprado en la ferretería, el de la ducha está en buenas condiciones, así que lo limpio y ya está. El boyarín del aro salvavidas tenía agua, con lo cual anoche habia sacado todo el mecanismo para que se secase y le pongo pilas que hemos comprado y seco la bombilla y todo el interior para volver a montarlo, ya funciona de nuevo. Limpio el cajón de los cubiertos y estibo los que hemos comprado. Una de las cosas que Nacho ha gestionado es un repetidor WIFI lo que aprovecho para bajarme el Navionics puesto que el GPS que nos han dado no tiene tarjeta con la cartografía, así es que algo hay que hacer…

Cuando consdidero todo acabado, me siento un poco mareado y agobiado, así es que decido ir a dar un paseo, Nacho prefiere no venir y me voy solo, paso por la Cueva del Drach, sitio que quiero visitar, y lo que hago es coger publicidad para ver si esta tarde o mañana podemos ir y posteriormente me voy a buscar la bocana del puerto para ver cómo están las olas, cuando llego me doy cuenta del temporal que hay, los barcos que están fondeados los están retirando puesto que sinó, habrá una desgracía porque las olas miden más de 3 metros en algunos casos… despues me dirijo al faro que hay en el cabo al entrar en Porto Cristo, donde puedo ver el mar que hay dentro y como rompen las olas en los acantilados, impresionante…

img_5902-copiar

Castañón bocana Porto Cristo

Al regresar al amarre llegan Sele y Jorge y nos vamos a comer a Ses Golondrines, un Rte de pescaditos que nos habian recomendado varios y la verdad es que lo merece… Al acabar, nos vamos los 4 de compras para comprar platos, menaje y lo que nos hemos dejado esta mañana. Por la noche nos vamos a cenar al Trenta y uno y nos tomamos unos chupitos, la cosa se anima un poco y nos vamos a un pub a seguir tomando un par más hasta las 2:00h cuando cierran.

Día 14 de octubre

Nos levantamos sobre las 8:00h y ponemos el barco a punto, reparamos la bomba de agua y llenamos el depósito, nos vamos a comprar la comida y despues repostamos combustible, al acabar todo, nos vamos a la Cueva del Drach, desde donde vemos el mar que hay y no parece muy agradable, la idea es salir esta tarde, pero no parece que el tiempo acompañe demasiado… Visitamos la cueva y me parece una pasada, es increible, lo grandes que son y lo bonito que es un lago que hay en el interior con todas las estalactitas que hay por encima…

Comemos en el barco rápidamente y recogemos todo para zarpar, vamos a intentar irnos, parece que nos lo pasaremos un poco mal pero despues se arreglará.

Sobre las 17:10 HRB zarpamos de l:39º32,41’N L:003º20,15’E hacia lo más al sur que podamos, cuando salimos de la bocana, izamos la mayor con dos rizos, es la primera vez que navego en un barco con orza abatible y no sé cómo se va a comportar con este viento aparente de 11-14 nudos y racheado, navegamos con el viento de amura, y quitamos gas al motor para navegar a la misma velocidad que íbamos, al cabo de un rato, al ver que el barco navega bien, desenrollamos un poco el génova y viendo que todo va bien, el barco no escora tanto como pensaba, desenrollamos todo el génova, viendo que continúa igual de bien, quitamos un rizo de la mayor y en cosa de 5 minutos la izamos entera, el barco navega perféctamente a vela y además a un nudo más, así que hacemos lo que más me gusta, apagar el motor y navegar con el viento, nos dá para ir así hasta dos horas despues que llegamos a punta des savinar que arrancamos de nuevo el motor puesto que el viento amaina.

A las 21:50 HRB llegamos a Cala Figuera y nos abarloamos a un pesquero que nos han dado permiso esta mañana mientras repostábamos combustible, nos hemos encontrado con el dueño del Rte de ayer y el chico muy amablemente le ha preguntado el parte a un amigo suyo que es pescador y le ha dicho que nos íbamos hacia el sur buscando un caladero y él ha dicho que podíamos abarloarnos a su barco porque aquí no hay amarres y él hasta el lunes no vuelve a faenar. En la travesía hemos pescado dos bacoeretes y ahora se están macerando en vinagre para comérnoslas mañana.

22:40 HRB no funciona la bomba del agua, de repente ha dejado de ir y hemos tenido que idear algunos inventos para poder tener agua corriente, llenando una botella de 5l y poniendo un empalme de manguera en el tapón y un trozo de manguera, para fregar los platos, lavarnos los dientes y asearnos un poco nos ha servido. A las 23:30 HRB ya estamos todos en nuestra litera, hay dos camarotes, uno a proa y otro a popa, y dos sillones en la dinnete que pueden dormir una persona en cada uno.

Día 15 de octubre

7:30 HRB, nos despertamos, nos aseamos como podemos, y nos vamos a desayunar al Bar Cala, donde nos sirven unos bocadillos impresionantes, el mío de jamón y queso con pimiento crudo, enseguida que acabamos de desayunar, a las 8:41 HRB zarpamos poniendo rumbo hacia Cabrera, pero no para parar como queríamos antes de venir a Mallorca (la idea era pasar una noche allí), sinó para dejarla por babor y continuar hasta Formentera. Navegamos a motor, no hay viento y hay mar de fondo, el paisaje es muy bonito y a las 10:00 HRB vemos unos delfines a unos 100m pero no se quieren acercar a nosotros.

Cala Figuera

Cala Figuera

A las 11:15 HRB, con Rv=250, velocidad: 6kn y l:39°12’07.8″N L:2°54’17.0″E, Nacho, desde la proa avista algo que no se distingue, nos vamos hacia ello y vemos un a especie de bolsa y el caparacón de una tortuga, que al pasar por al lado vemos que está viva y enganchada en el saco, rápidamente damos media vuelta, Sele al timón y yo cojo el bichero para sacarlo, nos acercamos y por la amura de babor la consigo sacar a la primera, la pongo en la bañera y con un cuchillo corto el enredo que tiene en el cuello, me cuesta mucho porque no quiero hacerle daño y está muy estrangulada, cuando ya consigo lo del cuello, hago lo mismo con la aleta, mientras tanto, con todo el lío que hay del saco hecho trizas, Sele se da cuenta que la tortuga se está comiendo el saco, y tiramos de los hilos todo lo que podemos para que no se trague nada, pero nos damos cuenta que si tiramos demasiado le podemos romper algo por dentro, así es que cuando no podemos más, lo cortamos con la esperanza que consiga digerirlo o “cagarlo”, cuando ya está esto, se mueve un montón y me da con el uñero que tiene en la aleta izquierda, pero aún así, el empeño de salvarla es máximo, Sele con unas tijeras y yo con el cuchillo conseguimos liberar al bicho y vemos que hemos llegado a tiempo, porque se mueve corréctamente y no tiene daños aparentes, así es que me voy al espejo de popa y la dejo marchar, vemos que se va nadando rápidamente, con lo que parece que se vaya a recuperar.

Hoy es un día de suerte a la hora de pescar, hemos pescado 4 dorados pero los hemos devuelto al mar puesto que no es nuestro pescado preferido y consideramos que es mejor devolverlos al mar porque sobrevivirán.

Continuamos navegando a motor todo el día puesto que no hay viento, solo hay mar de fondo que se va a haciendo más pequeño a medida que va pasando el día. Sobre las 19:40 HRB vemos la puesta de sol teniendo Ibiza en el oeste y todavía sin ver Formentera. Cuando estamos a pocas millas del paso entre Formentera e Ibiza, entra viento, supongo que es térmico pero lo aprovechamos para izar la mayor, a medida que nos vamos acercando, el viento arrecia hasta que podemos navegar a vela, aunque con la ayuda del motor para ir un poco más rápido, pero cuando pasamos el estrecho, apagamos motor y continuamos navegando a vela las dos millas que nos quedan, siempre es una gozada navegar de noche, con viento y sin mar, son momentos en los que quienes amamos la navegación siempre estamos esperando tener.

Puesta de sol Ibiza

Antes del paso, había llamado por teléfono a la marina de Formentera para reservar un amarre y nos dan en la gasolinera puesto que todo el puerto está ocupado por una regata, pero nos da igual, necesitamos descansar porque llevamos muchas horas navegando y estamos cansados, cuando hay mar de fondo navegar agota. 0:52 HRB, llegamos a puerto, amarramos, y nos vamos a buscar algún sitio donde podamos cenar algo puesto que no nos apetece ni cocinar, es muy tarde y mañana queremos madrugar para llegar lo antes posible ya que el día será largo y es domingo, el lunes ya es un día de la vida real. Nos vamos al Rte del Hostal Bellavista donde en un principio nos dicen que están cerrando, pero positeriormente nos aceptan hacernos unas pizzas y poco más. Cuando acabamos, al barco y a dormir, esta noche me toca camarote de proa, y necesito descansar, la gasolinera no abre hasta las 10:00h y como queremos repostar no nos queda otra que esperar a esa hora.

Día 16 de octubre

08:30 HRB, nos levantamos y aprovechamos para la esperada ducha en el vestuario de la marina de Formentera. Desayunamos en el bar que tenemos al lado y despues nos vamos a la gasolinera de Formentera mar puesto que en la que estábamos no quedaba combustible diesel. Cuando repostamos, nos vamos a Illetes para fondear en una boya y ver que la quilla se abate corréctamente y está en perfecteas condiciones, Jorge se mete en el agua y lo revisa. A las 10:11 HRB ponemos rumbo 263 hacia Altea, viento por popa y navegamos a motor y vela, con mayor y génova. El viento va arreciando poco a poco y nos hace ir con rumbos más al sur por el mar, ya que está picándose y nos es muy incómodo navegar con el viento de popa cerrada y sin Spinnaker, lo intentamos a orejas de burro, pero con este mar, la botavara traslucha. El viento va arreciando, y ponemos rumbo 230, nos vamos a aventurar ir un poco más al sur hasta llegar a la latitud de Altea para poner rumbo oeste y aprovechar el role de viento que tiene previsto haber viniendo del norte, así es que de esta manera, navegamos con génova y con motor, la mayor la arriamos y atamos un cabo a la botavara y a un candelero de sotavento para que no esté dando tumbos y así tambien ayude con la escora del barco y con la estabilidad del mismo. A las 12:03 HRB hacemos un “brunch”, pero el barco se mueve mucho y modificamos el rumbo para ir más al Sur, de esta manera las olas no nos vienen tan de popa y se puede comer mejor.

No me fío del piloto automático, desde el primer día está por calibrar y no funciona como espero, no lo hemos utilizado apenas, pero ahora menos aún, con estas olas, tarda mucho en reaccionar, así es que voy a la caña todo el rato. A medida que avanza la tarde, nos damos cuenta que el parte es correcto, y hay un role que nos beneficia, lo que podemos poner rumbo directo y además izamos la mayor  para apagar el motor por primera vez en el día, ahora con rumbo 271 estamos navegando a 6 nudos y directos a Altea, el barco reacciona fenomenal, las velas están trimadas y la escora es perfecta, nos damos cuenta que estamos en el canal puesto que vemos mucho tráfico de barcos mercantes, nos pasan por la proa dos cargueros, y por la popa otros dos.

Sobre las 18:00 HRB vemos delfines que se ponen a juguetear en nuestra proa, hay un montón y cada vez vienen más, es una gozada verlos, cada vez que cruzo a Formentera los veo y nunca me canso, ayer tambien vimos delfines 5 veces, y algunos jugaban en la proa y otros los vimos de lejos.

A unas 11 millas de Altea, vemos las luces de un barco que parece estar lejos, pero nos rayamos porque vemos la verde y la roja, y aunque estamos pasando por la proa, continuamos viendo las dos durante bastante rato, parece que vayan a por nosotros, el barco se va acercando más y más, y no nos quedamos tranquilos hasta que vemos solo la roja (además de todo el festival de luces que llevan los barcos de más de 100m, claro…) al final, despues del susto, nos pasa a unos 150 m de la popa un carguero bastante grande, y nos miramos con cara de apuro pero a la vez aliviados, para mi que mientras le cruzábamos la proa modificaban el rumbo y por eso lo veíamos tanto rato de proa, pero bueno, no ocurre nada… Al cabo de un rato vemos otro velero y algún que otro barco más.

Llegando a Altea, vemos pasar un barco sin luces por nuestra popa, yo, por la silueta ya sé que es el barco de aduanas, y sabiendo que van a todos los barcos que ven, ya imagino que van a venir a por nosotros, me ha pasado en alguna regata y he visto desde la playa como abordaban algun que otro barco fondeado por la noche, así es que, efectivamente, al cabo de una media hora, cuando estamos a media milla del puerto aparece una sombra por nuestra popa, lentamente y al cabo de poco tiempo, la silueta del un barco por la proa, llega una zodiac en la que hay 8 personas, y suben todos a bordo, cuando están en nuestro barco, encienden los focos del barco de aduana, nos lo registran todo, no sabemos si están buscando algo, si han venido simplemente porque nos han visto o por qué, la experiencia no es muy agradable, pero hay que decir que los agentes se portaron con muy buena educación, nos decían que siguieramos nuestro rumbo y pedí permiso para arriar velas, no me pusieron ningún problema, nos preguntaron de dónde veníamos y a dónde íbamos y nosotros contestábamos todo lo que nos preguntaban, cuando revisan todo el barco y ven que todo está correcto, nos pieden disculpas, nos dicen que podemos continuar y se van. Como ya he dicho, una experiencia nada agradable, pero viendo como actuaban, me dió mucha seguridad puesto que si no tienen claro que eres lo que buscan, te tratan muy bien y por lo menos nosotros no tuvimos ningún problema, me alegra conocer de cerca el trabajo de dichos agentes que en muchas ocasiones se juegan la vida por nuestra seguridad.

Despues del susto, a las 23:40 HRB entramos en el puerto, amarramos el barco, recogemos algunas cosas, pero nos dejamos otras muchas para recoger el fin de semana que viene, puesto que estamos reventados.

Mallorca era la única isla que no conocía y deseo volver para recorrerla con más detenimiento, las calas que hemos visitado son muy bonitas, y los paisajes son extraordinarios. Tambien decir que todos los barcos de Jeanneau que he probado, me han encantado, este es el hermano pequeño de los 36i, 39i y 49i que había probado y me encanta como navegan y lo bien distribuidos que están los interiores.